No soy madre, pero si seño y en su día fui niña. En mi casa la alimentación era muy “diversa”. En casa mi abuela (comía allí a diario), siempre se comía de cuchara (lentejas, cremas, caldos, pucheros, arroces…) y si me preparaba la merienda, algún bocadillo con embutido, aceite de oliva y “tomaqueta sucà”. En cambio, en mi casa, mi madre era anti-cocina (lo sigue siendo). Tanto mis desayunos como almuerzos se basaban en cereales y bollos ultra procesados con leche y más de lo mismo en las cenas, entre pizzas, burgers e intentos fallidos de tortilla de patatas.

Me criaron con leche vegetal porqué desde bebé rechacé la leche y mi madre no tenía leche. Aún así, a los 2 años me metieron “a la fuerza” la leche de vaca (no considero que sea mala, pero yo no la digiero bien). Cuando le pregunté en su día : “Mamá por qué empezaste a darme leche si no la toleraba?” Su respuesta fue: “Porqué el médico,  las mamás y nuestra familia me decían que era lo normal”

¿Perdona? Vivimos en una sociedad donde parece más importante lo que piensan los demás que lo que PIENSAS TÚ.

Tenemos la grandísima suerte de poder NUTRIR a los más pequeños. SUERTE sí, porqué  os aseguro que he visto y vivido con niños malnutridos en África, así que por favor, aprovechemos nuestra situación para darle a los más pequeños la mejor alimentación posible. Regalarles SALUD! Hay regalo mejor que ese?

Y sí, sé que muchos lo hacéis. Veo a diario almuerzos de mis alumnos basados en fruta, bocadillos, palitos de verdura y lácteos, pero… también tengo (y no pocos), batidos/zumos azucarados, yogures con todo tipo de chocolatinas, galletas y el típico bollo ultra procesado empaquetado.

Aprovecho para ANIMARTE a disfrutar de la infancia de tus pequeños, enriqueciéndoles de conocimiento, aprendizaje y buena alimentación. ¡Es más fácil de lo que parece! ¡Cuanto más natural mejor! Existen libros, artículos y miles de recetas a través de blogs y cuentas de Instagram. Recuerda: QUERER ES PODER.

Os dejo esta imagen del hijo de mi amiga, disfrutando en mi casa de un dulce desayuno saludable y delicioso. PARA CHUPARSE LOS DEDOS.

Lau